Cirugía Artroscópica de Rodilla No Es Mejor Que la Cirugía Placebo

Publicado por
|

Dr. James Vallejo Quintero M.D Medicina Deportiva ISCM Cuba

La cirugía artroscópica de rodilla es una de las cirugías innecesarias más comunes practicadas en la actualidad- junto con las cirugías de espalda y cadera, los marcapasos, las angioplastias cardíacas, las histerectomías y las cesareas.

Muchos estudios realizados en la última década han levantado dudas acerca de la cirugía artroscópica de rodilla y hoy en día, podemos añadir una más a esta lista. El menisco dentro de la rodilla es un fino disco con forma de media luna de cartílago que sirve como amortiguador entre el fémur y la tibia ayudando a estabilizar las rodillas.

Con el tiempo, sus meniscos pueden sufrir desgarres, especialmente si tiene artritis. La intervención del cirujano ortopédico estándar para los desgarres en los meniscos es una meniscectomía artroscópica parcial –  se recorta el menisco y se suavizan los bordes de las partículas sobrantes, asumiendo que el desgarre está causando el dolor. Sin embargo, esa podría ser una suposición errónea.

La Cirugía de Rodilla No Es Mejor Que la Simulación

Este último estudio, realizado en Finlandia, examinó a 146 pacientes con desgarre degenerativo de meniscos (causado por el “uso y desgaste”, no por una lesión grave).1  Los investigadores dividieron a los pacientes en dos grupos.

Un grupo recibió la cirugía estándar y el otro una “cirugía simulada”- en otras palabras, una intervención ficticia o de placebo en donde en realidad no se practicó ninguna cirugía. El estudio excluyó a las personas con artritis de rodilla, porque este tipo de pacientes no se beneficia mucho de las cirugías de meniscos y los investigadores querían averiguar si la cirugía ayuda bajo “circunstancias idóneas.2

La cirugía simulada implicó que el médico hiciera una incisión y examinara sin hacer un corte real del cartílago. A muchos de los pacientes se les dio una anestesia epidural, por lo que estaban despiertos, lo que hizo necesario que el personal quirúrgico empleara sus “dotes teatrales” para lograr una cirugía simulada creíble.

¿Los resultados? Un año después, los dos grupos reportaron respuestas igualmente favorables al procedimiento- principalmente, en la reducción del dolor de rodilla. Al final, los investigadores concluyeron que las cirugías de rodilla reales no ofrecen mejores resultados que las cirugías simuladas.

La cirugía artroscópica en el menisco es el procedimiento ortopédico más común en los Estados Unidos y de acuerdo con este estudio, se realiza unas 700,000 veces al año dando una suma de $4 billones de dólares. Cualquier cirujano que le diga que es la mejor o la única opción para curar su dolor de rodilla no sabrá que decir cuando le muestre la evidencia que dice todo lo contrario.

Las Cirugías Artroscópicas Tienen un Vergonzoso Historial

Antes del estudio finlandés, ya había otros tres estudios que debieron haber hecho que los cirujanos ortopédicos reconsideraran cómo tratar los problemas de rodilla de sus pacientes:

  • Un estudio de referencia en Texas retomo nuevamente el estudio de hace más de 10 años, en el 2002. El estudio involucró a 180 participantes asignados al azar ya fuera a una operación real o una simulada, en las cuales los cirujanos sólo hicieron cortes en sus rodillas. La cirugía real resultó no tener ningún beneficio extra en comparación con el procedimiento simulado.3 Esta fue una prueba controlada de doble ciego en múltiples centros (incluyendo Harvard) que demostró claramente que la cirugía era un desperdicio de $3 billones de dólares.
  • En el 2008, un estudio canadiense comparó los beneficios de la terapia física y médica con la cirugía artroscópica para la osteoartritis de la rodilla. Los investigadores concluyeron que la terapia física y médica brindaron los mismos beneficios que la cirugía.4
  • En el 2013, los investigadores compararon los resultados funcionales de la terapia física con la artroscopia en pacientes con desgarres meniscales. Encontraron que la artroscopia seguida de una terapia física posoperatoria no tuvo ningún beneficio extra en comparación con la terapia física sin cirugía.5

¿Ve el patrón aquí? ¿Se da cuenta cual es el resultado? ¡Sería difícil no verlo! El ochenta por ciento de los desgarres meniscales son causados por el desgaste.6 Si usted tiene dolor de rodilla por actividades ordinarias o artritis, no considere la cirugía y mejor vaya directo a la terapia física. O mejor aún, use el tratamiento de láser infrarrojo.

Por supuesto que, existen otras terapias no invasivas que también pueden ser muy útiles. Pero cada vez está más claro que  un menisco desgarrado – al menos, el causado por el uso y el desgaste – no se beneficiará de una cirugía. Las cirugías tienen muchos riesgos y no vale la pena exponerse a ellos si no hay beneficios relevantes.

Si usted tiene un desgarre en el menisco causado por un accidente o una lesión, entonces el escenario podría ser diferente, pero le sigo recomendando que la cirugía sea su segunda o incluso su tercera opción.

El Poder del Placebo

Con DOS estudios destacando los beneficios de las cirugías de rodilla de placebo, el poder del placebo no puede ser ignorado. Por lo general, los placebos tienen mucho menos efectos secundarios (de no ser que ninguno) en comparación con los medicamentos de prescripción, las inyecciones y las cirugías reales- y muchas veces tienen los mismos beneficios que el cuidado estándar.

Los estudios han demostrado que si usted cree que está recibiendo un tratamiento y espera que este tratamiento funcione, muchas veces eso sucede- a pesar de que sólo está recibiendo un placebo.

Esto fue demostrado en el estudio finlandés- la cirugía de rodilla que los pacientes pensaban estar recibiendo y que resultó ser una cirugía simulada, tuvo los mismos beneficios que la cirugía real. Pero, ¿cómo funcionan los placebos? ¿Cómo el cerebro puede producir curación sólo porque cree que eso es lo que está pasando?

Aunque no se conoce del todo bien el mecanismo exacto del efecto del placebo, parece estar relacionado con los cambios en su cerebro en respuesta a los diferentes estímulos psicosociales. Las áreas del cerebro relacionadas con las expectativas, la ansiedad y la recompensa son las que parecen estar involucradas. Scientific American informó:7

“Los informes recientes han confirmado la eficacia de varios tratamiento de simulación en casi todas las áreas de la medicina. Los placebos han ayudado a aliviar el dolor, la depresión, la ansiedad, la enfermedad del Parkinson, los trastornos inflamatorios e incluso el cáncer.

Los efectos del placebo se pueden derivar no únicamente de la creencia en el medicamento sino que también de las relaciones subconscientes entre la recuperación y la experiencia de ser tratado- desde un pellizco de una inyección hasta la bata blanca del médico.

Este acondicionamiento subliminal puede controlar el proceso del cuerpo sin darnos cuenta, como respuestas inmunológicas y liberación de hormonas….Los investigadores han descifrado algunas de las respuestas biológicas del placebo, demostrando que se derivan de procesos activos en el cerebro.”

Su Arma Secreta Contra el Dolor de Rodilla: El Ejercicio

El ejercicio es lo que realmente necesita para curar el dolor en sus articulaciones. El ejercicio ayuda a prevenir y a aliviar el dolor articular por medio de una serie de mecanismos, incluyendo el fortalecimiento de los músculos de apoyo, mejorando la flexibilidad y el rango de movimiento, fortaleciendo los huesos y ayudando a optimizar su peso. La idea de que el ejercicio es dañino para las articulaciones es un grave error, no existe evidencia que respalde esta idea. Simplemente es un mito que puede “desgastar” sus rodillas.

Esto no quiere decir que los ejercicios tradicionales, como correr largas distancias, beneficiará a sus rodillas – estoy hablando del ejercicio de bajo impacto pero que es sumamente efectivo, como el ejercicio de intervalos de alta intensidad (HIIT), el cardio de alta intensidad, el entrenamiento con pesas, el estiramiento y los ejercicios del torso/abdomen. Si usted siente dolor durante más de una hora después de haber hecho ejercicio, entones debería de cambiar su rutina de ejercicios- existen muchas de donde escoger.

Si usted ya sufre de osteoartritis en las rodillas, entonces deberá incorporar ejercicios que fortalezcan el musculo cuádriceps en la parte delantera de su muslo. Y, en lugar de correr y hacer otras actividades de alto impacto, debería hacer ejercicios sin levantamiento de peso como la natación y el ciclismo. Fortalecer y estirar las áreas alrededor, de arriba y debajo de la rodilla es la clave para reducir el dolor. Le recomiendo consultar a un fisioterapeuta calificado para que lo oriente con los ejercicios y así evite lesiones. Asegúrese de utilizar los zapatos adecuados para ese tipo de actividades. Los tenis con la suela plana o los que tienen mucha suela ponen mucha presión en las rodillas. La postura también es importante.

[-] Fuentes y Referencias

(17, 1 )

Videos

Archivo

Pin It on Pinterest

Share This

COMPARTIR

Comparte este artículo

Ir a la barra de herramientas